5 consejos para elegir cual será la comida del trabajo en tu día a día

Ha llegado un nuevo día en la oficina, todo parece tranquilo, pero llega la hora del almuerzo y es momento de escoger la comida del trabajo. Es entonces cuando notas que ya llevas mucho tiempo comiendo comida rápida que no es del todo saludable. Pero parece que no tienes alternativa ya que la comida en los otros restaurantes tienen precios más elevados y no tienes tiempo de cocinar en tu casa.

Esta es una realidad para muchos de nosotros. Sin embargo no tienes por qué seguir siendo tu realidad. Aquí te damos una serie de consejos para que logres elegir el plato correcto y también el servicio correcto para comprar comida del trabajo. Porque ¡en Acuchara nos preocupamos por que tu estómago esté satisfecho y por tu salud!

Cosas a tener en cuenta antes de elegir tu comida del trabajo

¿Quieres rendir más en el trabajo? Pues esto no es tan sencillo ya que es algo en lo que intervienen varios factores. Sin embargo, no hay dudas de que uno de ellos es tener la alimentación correcta. Ya que si no te alimentas bien no podrás estar saludable ni mostrar el 100% de tus habilidades.

Por supuesto, esto solo sería posible con el correcto menú para llevar al trabajo. Ya que la alimentación no es un juego, no cualquier plato es ideal para ti y por ende tendrías que modificarlo de acuerdo a tus necesidades.

Ahora bien, ¿en qué cosas te deberías fijar antes de decidir con qué llenar tu tupper para el trabajo? Pues hay varios factores, pero a continuación nombraremos los principales.

Come en relación a tu actividad diaria

Lo primero es saber cuáles son tus necesidades energéticas diarias y para esto probablemente deberías fijarte en tus actividades laborales a la hora de elegir correctamente tu comida del trabajo.

Si tu trabajo implica estar muchas horas sentado en una oficina entonces probablemente no deberías comer la misma comida que un trabajador de la construcción el cual acostumbra hacer trabajo manual pesado. Tampoco sería lo mismo si eres un visitador que debe caminar mucho todos los días en comparación con un recepcionista que se mantiene en un escritorio.

Por supuesto, esta actividad laboral también la tienes que evaluar en función del resto de tus actividades diarias. Ya que quizás estas todo el día en la oficina pero luego vas al gimnasio por una hora y eso es implica más energía gastada.

Es importante que regules tu comida de trabajo en base a ello. Si tus comidas para el desempeño del mismo te dan insuficiente o demasiada energía entonces vas a ser incapaz de cumplir con las exigencias que este te pide.

Un hombre adulto con actividad baja a moderada probablemente estará bien con unas 2000kcal diarias. Más o menos con eso puedes hacerte una idea.

Evalúa tus antecedentes médicos

Es posible que tu comida para el trabajo te dé toda la energía que necesitas, pero debes también tener en cuenta tus condiciones fisiológicas.

Por ejemplo, las personas diabéticas necesitan tomar en cuenta el índice glucémico de las comidas. Mientras que los hipertensos tendrían que consumir menos sodio y grasas.

Así mismo hay otras condiciones importantes como la obesidad la cual puedes hacerte buscar comidas más bajas en calorías o comidas con grasas más saludables para poder disminuir el peso corporal,.

También si por algún motivo tomas medicación entonces deberías preguntarle a tu médico si hay algunos alimentos que debes evitar. Por ejemplo las personas que toman anticoagulantes orales (como la warfarina) deben evitar los vegetales verdes.

¿Cómo hacer tu comida para el trabajo y que sean equilibradas?

Bien, ahora que ya sabes qué características tienen que tener tus comidas del trabajo ha llegado el momento de ponerse manos a la obra.

Es muy fácil, solo tienes que asegurarte de que en cada plato se encuentre una proporción correcta de cada nutriente.

Antes que nada evalúa la cantidad de carbohidratos. Asegúrate de que los mismos ocupen al menos la mitad del plato (según la cantidad que ya has decidido antes). Los carbohidratos principalmente incluyen alimentos como el arroz, la pasta, el pan, los tubérculos, plátanos, etc.

Luego tendrás que tener un buen aporte de proteínas. Estas deberían representar un cuarto de tu plato. Entre ellas podemos destacar los derivados de la leche (como el queso y el yogur), la carne, los huevos y el pescado. Si eres vegano puede que esta parte sea complicada, pero la puedes suplir con proteína de origen vegetal como la que se encuentra en las legumbres o en los guisantes.

Finalmente, es esencial que cualquier comida cuente con una buena porción de frutas o vegetales. Generalmente esto se puede conseguir con casi cualquier ensalada o con frutas frescas. Siempre procura que las frutas sean enteras en lugar de en zumo, ya que así aprovecharás más los nutrientes.

Escoge platos que te gusten de verdad

Ya tienes una guía de cuanto y qué debes comer, así que seguro ya vas bien encaminado. Pero hay un punto importante del que no hemos hablado y es quizás tan prioritario como todo lo anterior. Se trata hacer que la comida te parezca atractiva.

No solo necesitas comida sana para llevar al trabajo, también necesitas que tu tupper en la oficina este lleno con comida que te guste. Después de todo, ¿qué mejor regalo durante un agotador día de trabajo que una sabrosa comida llena de nutrientes?

Está claro que la buena comida alegra el día, mejora tu concentración, te hace estar más atento y además te mantiene siempre saludable. ¡Nunca lo olvides! Si tu comida no es agradable es imposible que muestres todas tus habilidades.

La mejor comida del trabajo es la casera

Ya has visto todo lo que debes tomar en cuenta para que tus menús sean perfectos. Después de todo tienes que conseguir que la comida este en la cantidad, proporción e incluso sabor correctos

Cuando se trata de comida casera, hay literalmente miles de posibles recetas y combinaciones para sorprenderte todos los días. Así que jamás estarás aburrido ni te parece que la comida no sabe bien.

Además, gracias a ella podemos asegurarnos de que sea preparada con los mejores ingredientes. Solo productos orgánicos, sin conservantes perjudiciales, ni químicos de dudosa seguridad.

Incluso mejor, puedes preparar platos específicos para que sepan bien incluso si son recalentados en el microondas y todo esto mientras cuidas tu bolsillo con precios que se adaptan a tu presupuesto.

Ahora bien, para alguien tan trabajador como tú seguramente el tiempo es una preocupación real. Así que podemos entender que quizás cuando llegas cansado a tu casa ni siquiera se te vienen ideas para llevar almuerzo al trabajo, mucho menos para prepararlo.

Pero eso no tiene porqué ser un impedimento, existen muchos negocios que preparan comidas caseras para llevar al trabajo. Incluso te las pueden enviar a tu oficina. Así que ¿Por qué no pruebas con una y te dejas llevar por el sabor de lo más tradicional? Si necesitas ayuda con eso ¡Contáctanos! En Acuchara te ofreceremos el mejor menú pensado según tus necesidades.

Deja un comentario